Archive for 26 octubre 2009

Eu Vou te Contar (Fauzi Arap)

octubre 26, 2009

Yo voy a contarte
que tú no me conoces
y yo tengo que gritar eso
porque tú estas sordo, y no me oyes.
La seduccion me esclaviza a ti,
al final de todo, tu permaneces conmigo
pero presa a lo que yo crié, y no a mi.
Y cuanto mas hablo sobre la verdad entera
un abismo mayor nos separa.

Tu no tienes un nombre,  y yo tengo.
Tú eres un rostro en la multitud
y yo soy el centro de las atenciones.
Pero hay mentira en la apariencia de lo que yo soy
y hay mentira en la apariencia de lo que tú eres
porque yo no soy mi nombre
y tu no eres nadie.

E el juego peligroso que yo practico aquí
busca llegar al límite de aproximación.
a través de la aceptación de la distancia y del reconocimiento de ella.

Entre tú y yo existe la noticia que nos separa.
Yo quiero que tú me veas a mi.
Yo me desvisto de la noticia
y mi desnudez plena te denuncia y te refleja

Yo me delato.
Tú me relatas.
Yo nos acuso y confieso por nosotros.
Así,  me libro de las palabras con las cuales
tú me vistes.

[Fauzi Arap]

La Alfombra Verde

octubre 21, 2009

Si bien era un pequeño mundo el de la alfombra verde, apenas asomarse desde el zócalo le daba vértigo. Entonces volvía a su inconfortable somnolencia viendo expandir su cuerpo y empequeñecer su alma.

“La mente domina lo ingobernable”, pensó.
Su sopor era tal que “pensaba” alucinaciones que no lo podían ilusionar aunque se volvía más iluso cada día.

Nunca registró cuánto tiempo había transcurrido. “Las diferencias se borran”, aprendería más adelante de labios de la pitonisa; cuando esta vez sí, percibió una mano conocida, cálida, extendida que lo invitó a ponerse de pie.

Sus movimientos eran torpes cual autómata. Y tampoco supo cómo se encontró en el muelle a punto de abordar el pequeño navío que lo llevaría hasta la isla del Oráculo.

“Navegar es preciso”, recordó. Y el recuerdo le hizo apenas sentir que algo sucedería. Claro, nunca lo imaginó, sobretodo cuando se encontró dentro del navío de una sola cubierta, un solo mástil y una vela cuadrada y con muchos rostros mirándolo abordar. Rostros algunos temerosos como el suyo, otros curtidos por el sol de etapas anteriores del mismo viaje.

Muchos días con sus muchas noches pasaron. Los primeros miraba hacia atrás hipnotizado por la estela y así transcurrieron algunos más hasta que de pronto sintió, sí, sintió que el aire fresco de proa en su cara le hacía mucho mejor y lo hacía viajar más liviano.

A lo largo del periplo pudo también mirar a sus compañeros de viaje, compartiendo con ellos, recibiendo y dando, dando y recibiendo, como el pausado ritmo que la superficie de las aguas le daban al pequeño navío.

La isla está a la vista, las columnas del Oráculo se divisan entre las luces del alba. Y aunque aún no llega a destino, la fresca brisa marina le ha ido trayendo los pensamientos de la pitonisa: “¡Ven aquí, te esperamos!”. “¡Aprenderás muchas cosas más!”.

JAC

Salvador

octubre 17, 2009

Con paso dubitativo emprendiste el camino hacia el puerto otra mañana más.
La hermosura de una rosa hibiscus compite con tu cabellera.
Ese aroma salobre que trae el andar ribereño te envuelve con una mezcla atávica de fritanga y cachaça.
Lacerda se eleva amarillo como el sol y el Mercado Modelo se despierta de sus ajetreados días.
¡Y pensar que la gris mañana de otoño se irá transformando en una explosión de colores y agitamiento cuando el día vaya desgranando sus horas!
Imaginas paraísos, escenarios plenos de luz, de armonía, de paz. Hacia la derecha de tu andar, insulta ese color que tus ojos fundieron.
Como tantas veces antes te dejas llevar. Te ofreces dócil al viento de la vida con la fragilidad de una hoja meneada por la brisa. Llevas en tu interior la fuerza de tu convicción.
Lo que deba ser, será…
Te saludo Oh Iemanjá, Sirena del mar, Odó ià!

JAC

La Rompiente

octubre 16, 2009

Cada mañana salía a la pequeña terraza y miraba hacia el horizonte.

Con el tiempo pudo distinguir, por su canto, a los pájaros tropicales que durante la alborada hicieron las veces de despertador selvático.

Escuchaba el melodioso canto de la “sabiá”, el “taca-taca” inconfundible del “tucano” y los silbidos, gorjeos y trinos de tantos otros que solían permanecer ocultos entre el follaje cercano.

Al frente, la vista era despejada. Se veía el parque, el cerco, la arena, el mar y metros más allá, el fin del arrecife donde comenzaba la rompiente.

Cada mañana, ese color podía emocionarlo hasta las lágrimas y relajarlo.

Cada mañana, algunas sin desearlo, repetía el “Saludo al Sol” que invariablemente le recordaba aquella presente ausencia.

La eterna brisa marina le invitaba a inspirar profundamente. Casi un diario pranayama.

Pero, y siempre hubo un pero, no permitía que esa diaria esperanza, ese viaje interno que comenzaba cada mañana, continuase más allá de la rompiente.

¡Sí, la rompiente! Sus propias columnas de Hércules, donde las monstruosas y amenazantes tortugas marinas, donde Lestrigones y Cíclopes harían zozobrar su nave.

Cada mañana casi como una letanía, a poco de levar anclas y desplegar sus velas, el navío las arriaba y volvía a puerto por refugio.

Cada mañana su mirada se perdía en la rompiente, su horizonte cercano.

Cada mañana volteaba y se encontraba con la amplia cama, vacía. Y ya no sabía si era por culpa de los pranayamas, de los Saludos, de los pájaros o de las velas.

Nuevamente miraba hacia el horizonte, hacia la rompiente. El sabía de rompientes y de arrecifes. Los hubo recorrido en distintos mares que siempre lo fascinaron. Hasta que descubrió ahora ese otro color, el turquesa, y supo lo que era quedarse sin aliento.

Cada mañana se invitaba a ir más allá de la rompiente.

Cada mañana arriaba sus velas.

Fue un día de junio; las lluvias se contaban por semanas y ella estacionó su pequeña motocicleta afuera de la recepción. El, que venía de su diario arriar de velas, se asomó desde su oficinita en el piso alto cuando oyó el sonido del motor.

Entonces notó que, milagrosamente, las lluvias cesaron en ese instante.

La desconocida se quitó el casco negro, sacudió su corta cabellera castaña y volteándose, miró hacia arriba. La sorprendió que el torso del hombre desapareciera súbitamente de la pequeña ventana. En realidad, la cinematográfica escena lo había empujado hacia atrás con la fuerza de una tromba hasta caer sentado en su silla.

“¡Oooi!” saludó ella; y él supo entonces que ella se había apoderado definitivamente de su alma.

“¡Así de extremistas somos los marinos!” pensó. “¡Así de profundos somos los buzos!”, se corrigió.

Bajó las escaleras de madera que siempre crujían a pesar de sus pies descalzos. Casi como una fanfarria que anuncia el comienzo del desfile, sus pasos tronaron en la recepción; no por la firmeza del descenso sino más bien por su indisimulable ansiedad trastabillante.

A duras penas, mientras descendía pudo ver el horizonte. Inexplicablemente, la rompiente se había desplazado muchos,  muchos metros mar adentro.

JAC

Rulos

octubre 16, 2009

Diste un pequeño salto detrás de la pesada puerta de hierro y vidrio. El frío de la noche de otoño se esfumó repentinamente y tu sonrisa de nena iluminó una vez más mi camino.

El marrón de tus ojos profundos me envolvió como cada vez que me miran y apareció esa sonrisa que destruye, abate, demuele lo que resta de mis pecheras andrajosas, de mis corazas ya oxidadas.

Pude sentir que una brisa se adentraba profundamente en mi boca llevando su frescor, penetrando cada recoveco, cada poro, inundando cavidades secas, iluminando callejones oscuros.

Fui consciente en cada momento de que habías entrado definitivamente en mi vida. Como un torbellino desplazaste de mí viejos recuerdos, viejos errores, viejas excusas.

¡Bienvenida a mí!

JAC

Les

octubre 16, 2009

Modales visuales,
inusuales,
sensuales,
atemporales,
repetidos hasta el cansancio,
fatiga, éxtasis participativo,
unión, comunión, exacerbación,
altitud, plenitud, lasitud,
levedad.
Vos y yo.

JAC