Rulos

Diste un pequeño salto detrás de la pesada puerta de hierro y vidrio. El frío de la noche de otoño se esfumó repentinamente y tu sonrisa de nena iluminó una vez más mi camino.

El marrón de tus ojos profundos me envolvió como cada vez que me miran y apareció esa sonrisa que destruye, abate, demuele lo que resta de mis pecheras andrajosas, de mis corazas ya oxidadas.

Pude sentir que una brisa se adentraba profundamente en mi boca llevando su frescor, penetrando cada recoveco, cada poro, inundando cavidades secas, iluminando callejones oscuros.

Fui consciente en cada momento de que habías entrado definitivamente en mi vida. Como un torbellino desplazaste de mí viejos recuerdos, viejos errores, viejas excusas.

¡Bienvenida a mí!

JAC

Anuncios

2 comentarios to “Rulos”

  1. Ernesto Melo Says:

    Hermoso!!
    Escrito mirando a los ojos.

  2. Jorge Calviño Says:

    Obrigado Mestre! Gracias por tu artística mirada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: